Donar para mejorar la educación

Martha Sofía Arango es una de nuestras donantes en la Fundación. Desde hace 8 años apoya la educación de la estudiante Isabel Sofía Hernández del grado 801.


Martha está casada y tiene 2 hijas llamadas Susana y Laura, de 19 y 24 años, y está casada hace 34 años con Julián García. Además, su círculo familiar más cercano lo complementa una perrita de raza pug.

Su labor no sólo se queda en la Fundación, pues también es voluntaria de la Fundación Cardioinfantil gracias al programa “Regale una vida”, que ofrece diagnóstico y tratamiento gratuito a niños de escasos recursos que padecen de cardiopatía.


Su contacto con la institución se dio gracias al antiguo negocio de menaje de la Fundacion "Toldos", el proyecto que por muchos años permitió a la institución realizar una gran cantidad de eventos sociales, y le interesó la seriedad con la que se trabajaban. “Creímos desde el inicio que la Fundación es una entidad seria y genuinamente trabaja por el bienestar de la comunidad infantil desprotegida”, comenta Martha.


Nuestra donante también considera que el colegio sigue su propio lema de vida: La educación es clave para abrir oportunidades para los niños y jóvenes. Con cada uno de estos aportes las oportunidades van a ser inmensas y nunca habrá un límite para que nuestros estudiantes dejen de soñar.