Editorial

Por: Liliana Posse, Directora Ejecutiva.

Iniciamos un nuevo año 2022 con grandes expectativas y un reto muy grande y es el de mantener las cosas buenas y las enseñanzas que nos han quedado de la Pandemia.


Durante la pandemia hemos tenido muchos aprendizajes, no sólo de la vida personal, también del trabajo. Por ejemplo, aprendimos que las reuniones virtuales funcionan y nos hacen muy productivos, que podemos trabajar con menos cosas materiales, ahorrando costos, que las herramientas tecnológicas están disponibles para ayudarnos. A su vez, que los niños se adaptan al cambio rápidamente, y que ninguna persona debería tener miedo a los cambios que la vida le ponga, empezamos a valorar cosas importantes como la familia, la salud y el trabajo.


En la Fundación empezamos a fortalecer el Area de bienestar y cuidado de nuestros estudiantes, teniendo como principal objetivo la parte de bienestar emocional por encima de la académica.


Ahora lo más fácil es volver al ritmo de vida que teníamos antes, con los aprendizajes que hemos tenido, para seguirlos manteniendo a través del tiempo. Mi invitación este año, es que todos reflexionemos acerca de lo vivido, saquemos papel y lápiz y escribamos las cosas buenas que hemos aprendido.


Hoy quiero dar las gracias a todo el equipo humano de la Fundación, por todo el esfuerzo en el 2021, un año que fue híbrido entre presencialidad y virtualidad y en el que afortunadamente nos fue muy bien.


Terminamos un año con muchos éxitos, ahora le damos la bienvenida a este nuevo año, donde todos llegaron con ganas de hacer cosas nuevas, sigan así. Los invito a seguir con actitud positiva y de mejora continua.


Liliana Posse, Directora Ejecutiva.